Frases para reflexionar, de El Principito de Antoine de Saint-Exupery

El Principito es uno de los libros más conocidos en el mundo debido a su alto contenido filosófico. Aunque para el que no lo conozca podría parecerle lectura infantil, está lleno de metáforas y de reflexiones muy profundas sobre el amor, la amistad y el sentido de la vida humana.

¿Cuáles son las mejores frases del libro El Principio?

En internet suelen citarse a menudo las mismas frases, pero aquí se recopilan algunas muy valiosas también, que invitan a la reflexión:

“Los mayores no entienden nada por sí mismos y es fastidioso para los niños tener que andar dando más y más explicaciones.” – Capítulo I.

En un mundo donde la inocencia se pierda cada vez a menor edad, los adultos entienden poco sobre el interés y belleza de las cosas; vive en un mundo cuadriculado que no les permite usar su imaginación y creatividad.

“— Solo se conocen las cosas que se domestican — dijo el zorro — Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los vendedores. Pero como no existen los vendedores de amigos, los hombres ya no tienen amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!” – Capítulo XXI.

Una profunda reflexión se puede hacer de dicha frase, puesto que es la pura verdad. Ya muchas veces no nos interesamos siquiera en socializar, sólo permanecemos en nuestro círculo.

“— ¡Entonces no supe comprender nada! Hubiera debido juzgarla por sus actos y no por sus palabras. Ella me perfumaba y me iluminaba. ¡Nunca hubiera debido huir! Hubiera debido adivinar su ternura detrás de sus pobres astucias. ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla.” – Capítulo VIII.

A pesar de ser un niño, el reflejo de la frase hace alusión a amores de jóvenes; donde, en la mayoría del tiempo solemos cometer errores que nos hacen perder a aquella persona que amamos.

Autor entrada: Susan Cook