Rubén Darío – Obras

La influencia de Rubén Darío en los poetas del siglo XX fue inmensa, tanto en España como en América. Llegó a ser un escritor muy popular, y sus obras fueron memorizadas en escuelas de idiomas e imitadas por cientos de jóvenes poetas. Sin embargo, a pesar de todo su éxito, después de la Primera Guerra Mundial los poetas rechazaron el Modernismo, considerándolo obsoleto y demasiado retórico.

Poesía

Libros Clásicos en Español – Obras Completas
Rubén Darío fue un poeta prolífico, y escribió poemas desde los 12 años, lo que le valió el nombre de «el niño poeta». Fue muy influenciado por los poetas franceses, especialmente Víctor Hugo en un principio, aunque más tarde se orientó más hacia los escritores parnasianos. Las obras del simbolista Paul Verlaine también jugaron un papel importante en esas primeras obras.

Aunque durante ese período los escritores españoles no tuvieron mucha influencia en los escritores latinoamericanos (la rechazaron debido a la opresión que sufrieron mientras eran colonias), Rubén Darío fue muy influenciado por ellos. Zorrilla y Campoamor fueron algunos de sus favoritos, junto con Quevedo.

Después de pasar algún tiempo en España, se hizo más consciente del papel que ellos, como escritores, tenían con la lengua española, y de los tiempos difíciles y decadentes por los que atravesaba España. Para honrar a los grandes escritores españoles, a menudo se inspiraba en personajes y elementos del pasado.

Los tres libros que definen la producción de Rubén Darío son «Azul…» (1888), «Prosas profanas y otros poemas» (1896) y «Cantos de vida y esperanza» (1905). Sus obras antes de «Azul…» son consideradas su literatura prehistórica, y la influencia española es bastante obvia.

Libros Clásicos en Español – Azul

«Azul….» es considerado el primer libro de Modernismo en español. Está compuesto tanto de prosa como de poemas con una gran variedad métrica, y muestra algunas de las preocupaciones recurrentes de Rubén Darío. «Prosas profanas y otros poemas» marca la cima del Modernismo, y los poemas tienen un alto contenido erótico. En este libro es donde Rubén Darío muestra toda su imaginería: Francia en el siglo XVIII, la Edad Media española e italiana, la mitología griega, etc. «Cantos de vida y esperanza» es un libro más íntimo y reflexivo, pero manteniendo los temas modernistas.

Rubén Darío opinaba que la poesía era básicamente música, por lo que el ritmo tuvo una gran importancia en todas sus obras, que fueron una revolución para la métrica española. Su uso de los versos alejandrinos en particular tuvo una enorme influencia en el movimiento modernista. El poeta nicaragüense es el mejor ejemplo de la adaptación de los ritmos clásicos (grecorromanos) a la poesía en lengua española.

También es responsable de la renovación del vocabulario lírico. Rubén Darío utilizó campos semánticos enteros para transmitir diferentes significados, como flores, piedras preciosas, materiales de lujo o animales exóticos. Incluso inventó sus propias palabras, y también usó términos latinos o griegos.

Libros Clásicos en Español – Rubén Darío

Los temas de las obras de Rubén Darío son normalmente recurrentes, y también son repetidos por algunos escritores que fueron influenciados por él, especialmente los jóvenes poetas que conoció durante su estancia en Madrid:

Erotismo: es el tema central de todas las obras de Rubén Darío. Su erotismo es puramente sensorial.
Exotismo: la mayoría de las obras de Rubén Darío están ambientadas en lugares lejanos y exóticos, y es un signo del rechazo que sienten los modernistas hacia el mundo real en el que viven.
Ocultismo: en sus últimos años de vida Rubén Darío pasó por fases de obsesión total por la muerte, lo que se refleja en su obra.
Temas cívicos y sociales: aunque no es un tema importante en sus obras, Rubén Darío también compuso poemas sobre héroes nacionales y acontecimientos históricos.

Prosa

Mucha gente olvida que Rubén Darío también escribió prosa. Pasó la mayor parte de su vida contribuyendo con artículos, crónicas y críticas literarias para varios periódicos, especialmente La Nación en Argentina.

Escribió varias novelas, la primera con Eduardo Poirier en Chile, titulada «Emenilda». Su segunda novela, ambientada en la antigua Roma, se titulaba «El hombre de oro» (1897). Comenzó a escribir su autobiografía, pero nunca terminó. Algunas de las partes fueron publicadas en La Nación bajo el nombre «El Oro de Mallorca».

Autor entrada: Susan Cook